En el nuevo concepto de oficina parece que las bancadas pasan a ocupar un segundo plano, y nos preguntamos ¿por qué?, la respuesta es clara: porque el ahorro de espacios y la flexibilidad y adaptación de los mismos a diferentes situaciones, hace que sea más atractiva para zonas de espera o recepciones el uso de sillas de colectividades, que ofrecen un uso polivalente y flexible, como sillas confidentes, o para zonas de reunión o para sala de formación.